• Inicio
  • CONCURSO: El libro que me cambió la vida.


CONCURSO: El libro que me cambió la vida.

 

                                                                                                                                                                                                           

Dan AndreasenEl 16 de diciembre del pasado año en el último encuentro del club de lectura, Juan Bonilla nos hizo una agradable visita para charlar sobre Una manada de ñus (Pre-Textos, 2013) con los socios y amigos que se acercaron a la cita. Todo lo que se habló se puede ver y disfrutar cuantas veces se quiera en el vídeo del encuentro, pero hemos querido llamar la atención sobre alguna de las palabras del autor sobre el poder que tiene la literatura durante la adolescencia y, cuando fue preguntado por su concepción de metaliteratura, el quiebro que dio a la pregunta hacia lo que considera la meta de la literatura:

En mi adolescencia éramos muy letraheridos y nos entusiasmaban algunos poetas, entonces lo que se traduce tanto en ese relato como en otros […] tanto el relato dedicado a Brooke Shields como Justicia Poética en calidad tratan de ser dos homenajes a la propia literatura o al propio arte, no tanto a la literatura y al arte sino a la pasión adolescente por la literatura y el arte. La adolescencia entendida como ese momento donde un libro o una película te puede cambiar la vida, cosa que a mí ya no me va a pasar. Yo leo, leo todos los días, leo muchos libros pero sé que un libro ya no me va a cambiar la vida. Lo disfrutaré más, lo disfrutaré menos, pero no me va a cambiar la vida. La literatura ya no tiene ese impacto que tenía en esa época. Estos dos relatos tratan de ser una especie de canto a esa relación del adolescente con la literatura. ¿Alguna vez te pasó lo que acabas de decir, que leyeses un libro y …? Sí, me pasó, como a ti, como a casi todo lector, hay momentos en los que… no sé, a mí la lectura de Nietzsche por ejemplo se me revolcó completamente. Yo vengo de una familia andaluza, por tanto muy católica, y para mí la lectura de Nietzsche me resultó…transparentó de repente la realidad y el mundo. Por supuesto me pasó, y por fortuna me pasó cuando la literatura o los libros todavía podían conformar tu visión del mundo. O sea, si ahora leyera a Nietzsche por primera vez no sé cómo sería el resultado, pero sí que estoy muy agradecido de que me pasara justo entonces. Me solía pasar con los que yo considero autores fundamentales: me pasó con Pessoa, me pasó con Cernuda, me pasó con Herman Hesse, que curiosamente es un autor que no ha dejado ningún rastro en mis relatos pero que sin embargo sí considero de los más influyentes precisamente por que lo leí en esa época. […] La meta de la literatura siempre está más allá de la literatura. La literatura siempre está en la vida de los lectores o de otras personas. La literatura es una ficción, ni si quiera entre un autor y un lector, sino entre un libro y un lector. Si este libro permanece aquí cerrado y nadie lo lee, eso no es literatura, no es más que un objeto. Esto necesita de la fricción de otro ser para ser algo y esa es la meta de la literatura. […] ¿Cuál es la importancia del Quijote? La importancia del Quijote no es que un señor de tanto leer se vuelva loco, sino que un señor de tanto leer se eche a la vida. Ésa es la gran lección del Quijote: se echa a la vida. Un señor que estaba encerrado en su casa leyendo, -es decir, la negación de la vida- se echa a la vida, se echa a los caminos inducido por la literatura para que le pasen las cosas que él ha leído que le pasan a otros, a los héroes.”

En el vídeo mismo se nota el cambio en la respiración del público al escuchar las palabras que corroboran que ningún libro puede ya cambiarnos la vida (¿o sí?), y si la cámara se hubiera dado la vuelta en el momento preciso, se verían un montón de sonrisas tras la afirmación de que el Quijote no se volvió loco, sino que se echó a la vida. Sonrisas, y movimientos incómodos en los asientos, que deben ser reflejo de las preguntas que cada uno empezó a hacerse en ese momento: “y a mí…¿qué libro me ha cambiado la vida?”.

Así que ahora nos gustaría saber a nosotros qué libros os cambiaron la vida siendo unos adolescentes, cuáles os impactaron más, e incluso cómo la ficción os ha podido llevar a cambiar algo de vuestras vidas siendo adultos,cuando ya es más difícil esa relación tan atrevida con lo leído. ¡Compártelo con nosotros! ¡Cuéntanoslo!

ar sobre Una manada de ñus (Pre-Textos, 2013) con los socios y amigos que se acercaron a la cita. Todo lo que se habló se puede ver y disfrutar cuantas veces se quiera en el vídeo del encuentro, pero hemos querido llamar la atención sobre alguna de las palabras del autor sobre el poder que tiene la literatura durante la adolescencia y, cuando fue preguntado por su concepción de metaliteratura, el quiebro que dio a la pregunta hacia lo que considera la meta de la literatura:

“En mi adolescencia éramos muy letraheridos y nos entusiasmaban algunos poetas, entonces lo que se traduce tanto en ese relato como en otros […] tanto el relato dedicado a Brooke Shields como Justicia Poética en calidad tratan de ser dos homenajes a la propia literatura o al propio arte, no tanto a la literatura y al arte sino a la pasión adolescente por la literatura y el arte. La adolescencia entendida como ese momento donde un libro o una película te puede cambiar la vida, cosa que a mí ya no me va a pasar. Yo leo, leo todos los días, leo muchos libros pero sé que un libro ya no me va a cambiar la vida. Lo disfrutaré más, lo disfrutaré menos, pero no me va a cambiar la vida. La literatura ya no tiene ese impacto que tenía en esa época. Estos dos relatos tratan de ser una especie de canto a esa relación del adolescente con la literatura. ¿Alguna vez te pasó lo que acabas de decir, que leyeses un libro y …? Sí, me pasó, como a ti, como a casi todo lector, hay momentos en los que… no sé, a mí la lectura de Nietzsche por ejemplo se me revolcó completamente. Yo vengo de una familia andaluza, por tanto muy católica, y para mí la lectura de Nietzsche me resultó…transparentó de repente la realidad y el mundo. Por supuesto me pasó, y por fortuna me pasó cuando la literatura o los libros todavía podían conformar tu visión del mundo. O sea, si ahora leyera a Nietzsche por primera vez no sé cómo sería el resultado, pero sí que estoy muy agradecido de que me pasara justo entonces. Me solía pasar con los que yo considero autores fundamentales: me pasó con Pessoa, me pasó con Cernuda, me pasó con Herman Hesse, que curiosamente es un autor que no ha dejado ningún rastro en mis relatos pero que sin embargo sí considero de los más influyentes precisamente por que lo leí en esa época. […] La meta de la literatura siempre está más allá de la literatura. La literatura siempre está en la vida de los lectores o de otras personas. La literatura es una ficción, ni si quiera entre un autor y un lector, sino entre un libro y un lector. Si este libro permanece aquí cerrado y nadie lo lee, eso no es literatura, no es más que un objeto. Esto necesita de la fricción de otro ser para ser algo y esa es la meta de la literatura. […] ¿Cuál es la importancia del Quijote? La importancia del Quijote no es que un señor de tanto leer se vuelva loco, sino que un señor de tanto leer se eche a la vida. Ésa es la gran lección del Quijote: se echa a la vida. Un señor que estaba encerrado en su casa leyendo, -es decir, la negación de la vida- se echa a la vida, se echa a los caminos inducido por la literatura para que le pasen las cosas que él ha leído que le pasan a otros, a los héroes.”

En el vídeo mismo se nota el cambio en la respiración del público al escuchar las palabras que corroboran que ningún libro puede ya cambiarnos la vida (¿o sí?), y si la cámara se hubiera dado la vuelta en el momento preciso, se verían un montón de sonrisas tras la afirmación de que el Quijote no se volvió loco, sino que se echó a la vida. Sonrisas, y movimientos incómodos en los asientos, que deben ser reflejo de las preguntas que cada uno empezó a hacerse en ese momento: “y a mí…¿qué libro me ha cambiado la vida?”.

Así que ahora nos gustaría saber a nosotros qué libros os cambiaron la vida siendo unos adolescentes, cuáles os impactaron más, e incluso cómo la ficción os ha podido llevar a cambiar algo de vuestras vidas siendo adultos,cuando ya es más difícil esa relación tan atrevida con lo leído. ¡Compártelo con nosotros! ¡Cuéntanoslo!

Del 7 de enero al 7 de febrero esperamos vuestra participación a través de nuestro correo  tulectura@unileon.es

 

 

BASES DEL CONCURSO

  1. El concurso está abierto a todo el mundo, sea o no miembro de la comunidad universitaria.
  2. Cada concursante podrá enviar no solo una, sino ¡dos! participaciones (sabemos que a veces, los lectores tienen el “corazón partío”).
  3. El jurado estará compuesto por cinco personas vinculadas con  nuestro Club de Lectura, pertenecientes al Departamento de Filología Hispánica y a la Biblioteca de la Universidad de León.
  4. Se valorará la calidad de la redacción y la fuerza comunicativa del texto.
  5. El plazo de participación en el concurso será del 7 de enero al 7 de febrero de 2015.
  6. El premio consistirá en un lote de libros, por valor de 100 €, elegidos por el ganador.
  7. Los textos han de tener una extensión máxima de 1000 palabras (no hay extensión mínima).
  8. Los textos se remitirán al correo tulectura@unileon.es y deberán ir acompañados de los siguientes datos:
    • Nombre completo.
    • Correo electrónico de contacto.
    • Teléfono de contacto (opcional, por si gana  :-D )
    • Información sobre cómo te has enterado del concurso.
  9. Las participaciones remitidas podrán ser publicadas, en todo o en parte, en el blog tULEctura, espacio de la Universidad de León  cuyo objetivo es la promoción y el fomento de la lectura.
  10. ¡Ya! Corre a escribir y… ¡suerte!