English French Italian Portuguese Russian Catalan Gallego Euskera Spanish
  • Inicio
  • Feria de libro - udla 2014


Feria de libro - udla 2014

12/05/2014

Una invitación para empezar el camino de la lectura

Redacción OMNIA

 

La Facultad de Formación General de la Universidad deLas Américas organizó la Feria del Libro como una actividad para recordar el Día Internacional del Libro que se celebró el 23 de abril pasado.

El Patio de las Culturas del Campus Granados albergó por tres días la Feria del Libro, entre el 6 y 8 de mayo, con motivo de la celebración del Día Internacional del Libro.

En esta tercera edición de la feria, la imagen que estuvo presente fue la de un torbellino y, según sus organizadores, es porque a través de la lectura se puede percibir  fuertes sensaciones.

"El afiche  de este año es un torbellino que nos dice que la lectura produce un montón de cosas y que no leemos solo para saber más, sino para ser más. La lectura nos provoca sentimientos, evoca olores, alegría, miedo, recuerdos o nos hace crecer y cuestionarnos,  por eso la lectura es un torbellino", contó Diego Chauvin, decano de la Facultad de Formación General.

El propósito de este tipo de eventos es intentar que los niños, jóvenes, adultos y adultos mayores se integren al camino de la lectura para así  hacer realidad esa frase que dice que un 'pueblo educado, es un pueblo libre'.

Además, la intención es cultivar una sociedad que tenga un espacio de lectura, no por obligación, pero sí por gusto.  Dedicar un tiempo a esta actividad y dejar ver ante los demás, que podemos también formar parte de este mundo.

"La idea de la feria es intentar promover la lectura, Ecuador no es un país de lectores, un claro ejemplo es cuando nos vamos de vacaciones a algún lado, tomamos la ropa adecuada de acuerdo al lugar donde vayamos, los juguetes, el ipod, el ipad, etc., pero muy pocas son las personas que llevan consigo un libro.  Pocos lo ven como una herramienta necesaria.", indicó Diego Chauvin.

Si no se posee este hábito, no hay que preocuparse, con tener la intención de empezar a leer es suficiente para inmiscuirse un camino que estará lleno de emociones y sorpresas.

El Patio de las Culturas del Campus Granados albergó por tres días la Feria del Libro, entre el 6 y 8 de mayo, con motivo de la celebración del Día Internacional del Libro.

En esta tercera edición de la feria, la imagen que estuvo presente fue la de un torbellino y, según sus organizadores, es porque a través de la lectura se puede percibir  fuertes sensaciones.

"El afiche  de este año es un torbellino que nos dice que la lectura produce un montón de cosas y que no leemos solo para saber más, sino para ser más. La lectura nos provoca sentimientos, evoca olores, alegría, miedo, recuerdos o nos hace crecer y cuestionarnos,  por eso la lectura es un torbellino", contó Diego Chauvin, decano de la Facultad de Formación General.

El propósito de este tipo de eventos es intentar que los niños, jóvenes, adultos y adultos mayores se integren al camino de la lectura para así  hacer realidad esa frase que dice que un 'pueblo educado, es un pueblo libre'.

Además, la intención es cultivar una sociedad que tenga un espacio de lectura, no por obligación, pero sí por gusto.  Dedicar un tiempo a esta actividad y dejar ver ante los demás, que podemos también formar parte de este mundo.

"La idea de la feria es intentar promover la lectura, Ecuador no es un país de lectores, un claro ejemplo es cuando nos vamos de vacaciones a algún lado, tomamos la ropa adecuada de acuerdo al lugar donde vayamos, los juguetes, el ipod, el ipad, etc., pero muy pocas son las personas que llevan consigo un libro.  Pocos lo ven como una herramienta necesaria.", indicó Diego Chauvin.

Si no se posee este hábito, no hay que preocuparse, con tener la intención de empezar a leer es suficiente para inmiscuirse un camino que estará lleno de emociones y sorpresas.

"El tener las ganas de empezar a leer es dar el primer paso, entonces esa persona va a buscar el libro que le interesa. La lectura es un acto humano y es esa búsqueda de lo humano lo que le puede acercar a uno a esta actividad, no la exigencia externa o propia del decir tengo que leer para ser más, sino quiero leer esto porque me gusta", mencionó Verónica Peñafiel coordinadora de la Escuela de Humanidades.

Tampoco es necesario leer un libro recomendado por alguien, sino más bien preguntarse a uno mismo qué es lo que nos gusta, qué nos interesa y sin importar el género o autor, leerlo y disfrutar del texto, acogerlo como una conversación con un buen amigo.

"Si me encuentro con una persona que quiere empezar a leer, la pregunta que le haría sería ¿qué te gusta? y entonces ahí alguien puede decir, este libro te serviría. Si esa persona lee algo que le empieza a palpitar, de inmediato se engancha y se abre el camino a otras lecturas, porque va a buscar nuevas sensaciones y emociones", dijo Diego Chauvin.

No todos los textos están dirigidos para una edad, un lector puede disfrutar de un texto infantil y un niño puede disfrutar de una novela. La única verdad es que una persona tiene que leer lo que le gusta y disfruta.

"Existe una idea de que los textos que se leen están dirigidos a una edad oa un estatus  y eso no es verdad. Uno puede disfrutar de un libro infantil tanto como de uno catalogado para lectores avanzados; depende mucho de la relación que se establezca con el libro", acotó Verónica Peñafiel.

Los cuentos son una alternativa para una persona que quiere empezar a leer, sin importar la edad que tenga, pero es uno mismo el que decide lo que quiere sentir en la lectura.

"Creo que una persona que quiere empezar a leer, debería iniciar con cuentos y no con poesía o novela. La poesía necesita un acompañamiento y depende de la época, porque el autor intenta poner en palabras lo indecible y la novela es extraordinaria pero es una pelea de box de 12 rounds y se vuelve de largo aliento. Entonces para quien empieza el truco es ir poco a poco como en cualquier actividad", sentenció Diego Chauvin.

No es necesario que se obligue a leer, pero según los expertos si es necesario tener un espacio para practicar este hábito.  Diego Chauvin se aventuró a recomendar el libro de cuentos de Gabriel García Márquez, 12 cuentos peregrinos, con el que desde hoy podemos iniciar en el camino de la lectura.